Opinión

Lo humano es cada vez menos valorado

Lo humano es cada vez menos valorado

Juan Carlos Herrera

Con precaución, observamos como se transforma la división social del trabajo en función del influjo tecnológico, dando lugar al parcelamiento cognitivo y a los efectos de la especialización para generar mayor productividad económica, pero con efectos de la especialización para generar mayor productividad económica, pero con efectos desintegradores a nivel de las relaciones laborales y, más allá de las fábricas y las unidades de producción y comercialización de bienes, en los sistemas educativos y de formación de los trabajadores y en el mundo de las relaciones sociales que los contienen.

La antigua “cultura del trabajo” que cimentaba las relaciones del ser humano con los instrumentos de labor, pero también con sus compañeros, su familia, los espacios de  sociabilidad y solidaridad nos habla de una dignidad que no es fácil reconocer en las nuevas prácticas sociolaborales. Las actuales formas de trabajo, derivadas de la subcontratación, doble escala salarial, fragmentación, segmentación de tareas y precarización, tienden al ocultamiento del valor generado por el trabajador en el proceso económico subsumiéndolo en cálculos de eficiencia que exigen la depreciación del trabajo y la degradación de sus condiciones sociales hasta comprometer la dignidad personal y colectiva de los trabajadores.

A su vez, la nueva dinámica de los mercados parece indicamos que el trabajo humano podría volverse prescindible, la automatización y robotización, serían la  confirmación de esta profecía. Como sostiene Juan Pablo II: “Es un hecho, por otra parte, que a veces, la técnica puede transformarse de aliada en adversaria de hombre, como cuando la mecanización del trabajo <> al hombre, quitándole toda satisfacción personal y el estímulo a la creatividad y responsabilidad; cuando quita el puesto de trabajo a muchos trabajadores antes ocupados, o cuando mediante la exaltación de la máquina reduce al hombre a ser su esclavo”. (Laborem Exercens; tit. 4,p8) La vieja ilusión materialista de un mundo dominado por el maquinismo parece realizarse por su costado más oscuro, no para eliminar el esfuerzo físico sino para enseñorearse en la alineación que imponen  las ideologías tecnocráticas donde el registro de lo humano es cada vez menos valorado.

Opinión

cris-hEl cristianismo, el más grande humanismo

Con cierta frecuencia, en el mundo moderno, se opone humanismo a cristianismo ¡Como si ser cristiano fuera ser menos humano! Examinemos, pues, si tiene algún fundamento dicha contraposición.

Leer más...
 

Semblanzas

moroTomás Moro

(Thomas More; Londres, 1478 - 1535) Político y humanista inglés. Procedente de la pequeña nobleza, estudió en la Universidad de Oxford y accedió a la corte inglesa en calidad de jurista.&n...

Leer más...
 

Historia

humHumanismo integral

¿Qué es lo princi...

Leer más...